sábado, 25 de febrero de 2012

Concierto de Zoé en el Vive Latino

Este blog forma parte del proyecto Diario Íntimo de una Ficción Verdadera. Se realiza dentro del marco de la materia Redacción Universitaria de la Universidad Autónoma Metropolitana-Azcapotzalco división de Ciencias Sociales y Humanidades, Departamento de Humanidades, bajo la dirección del maestro Sandro Cohen.





El Vive Latino es un festival de rock que se celebra cada año. Se lleva a cabo en el Foro Sol. Son tres escenarios al aire libre (rojo, azul y verde). Tocan 40 bandas de distintos países, y tres días de música continua.



Eran las 11:35 horas. Aún nos encontrábamos formados fuera del Foro Sol. La fila era enorme. Después de casi tres horas, las puertas se abrieron.



Durante todo el concierto escuchamos bandas muy importantes: los Cadillacs, Kinky, Jumbo, Porter, pero nosotros íbamos a ver principalmente a Zoé.



Estábamos Sofía y yo en el escenario verde. Austin TV estaba por terminar de tocar. Tuvimos que desplazarnos al escenario rojo porque Zoé tocaría a las 19:30 horas.



Corrimos lo más rápido posible, para llegar hasta enfrente del escenario. Nuestros amigos estaban reservándonos el lugar, así que nos fuimos metiendo entre la gente.



Podían verse personas de distintas edades y nacionalidades. No importaron estilos, géneros ni clases sociales. Todos estábamos reunidos por un sólo objetivo: ver a nuestro grupo favorito.



La adrenalina circulaba por mi cuerpo. Comenzaba a oscurecer, hacía aire y las nubes amenazaban con llover.



De repente, las luces se apagaron por un instante, y cuando volvieron a encenderse, los integrantes de la banda estaban arriba del escenario, listos para tocar.



Logramos fotografiar a los músicos muy de cerca. La gente estaba incontenible, los gritos desbordaban pasión y los pisoteos hacían temblar el suelo.



Fue sorprendente ver todas las gradas llenas. Las vallas de seguridad se movían violentamente. Esa noche Zoé era la banda más aclamada. Abrieron con la canción de "Vía Láctea".



Su letra hizo estremecer al público. Me dejaba mover de un lado a otro, como una ola en un mar de gente. Eran alrededor de 20 mil almas coreando la canción. Los acordes sonaban en perfecta armonía. Era una transmisión sonora llena de energía, que unía a todos bajo un mismo canto.



El viento comenzó a soplar más fuerte, dejando caer pequeñas gotas de lluvia. Era una sensación de paz increíble, como si estuviera en el paraíso.



Canté y grité hasta quedarme afónico. Derramé lágrimas de euforia. Me sentí conectado hasta la última melodía. Como era de esperarse, Zoé se despidió con la canción de "Soñé". Finalmente, el público satisfecho ovacionó su extraordinaria presentación.



La noche continuaría. Ese mismo día, gané un backstage para convivir después del concierto con los integrantes de Zoé.

5a. Versión final

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.